2 julio 2018
Comments 0
Compartir

Por Néstor Salgado.

1. Andrés Manuel ganó con tres corrientes de votos: El Voto de Castigo a ese PRI que cambió agua por quimios, que robó a más no poder, que permitió que hubiera más muertos que nunca en el país, que calló lo absurdo y vociferó en defensa de lo indefendible.El segundo voto fue el Voto de Esperanza, ese que damos cuando creemos en alguien, como en El Amor, como en la Selección Mexicana, como aquellos que votaron por Fox por ser oposición o por Peña por ser guapo (¿?). El tercero fue el Voto de la Ceguera. Los que no quisieron ver que dijo que se sacaba petróleo con solo hacer un hoyito, que no quisieron ver su preocupante desconocimiento de macroeconomía y que sigue queriendo construir dos refinerías cuando una sola cuesta el presupuesto de salud de todo un año, que no quieren aceptar que Lozano, Urrrutia y demás son del viejo PRI. Me preocupa más el tercero, porque son gente “preparada”.

2. A pesar del innegable hecho de que Morena se llevó “carro completo”, no por eso vamos a ser la Nueva Venezuela o la República Mexico-Bolivariana, nuestras instituciones (como el INE, que validó la elección) son fuertes y creo en los contrapesos sociales. Hoy no son las Cámaras de Diputados y Senadores, son las organizaciones salidas de la sociedad las que podrán exigir resultados, son las que pondrán el alto a una remota pero posible dictadura y también son las que podrían hacer de la presidencia de Andrés la mejor en décadas. Es la sociedad organizada quien tiene la mano fuerte, pese a que en algún momento dijo que no eran tan importantes.

3. Los medios de comunicación “comunes” se vieron rebasados por esas empresas creadoras de “Fake News”. Hoy el mame y el meme fueron de la mano para dar y quitar votos. Creo que hoy los medios de comunicación digitales ya no son el futuro, son el presente y la prueba es que están leyendo esto en un portal hecho por y para gente que gusta de la información sin manipular.

4. Los contrapesos en la Cámara no tendrán el poder que tuvieron con Fox, pero habrá Resistencia, serán las nuevas generaciones de legisladores, los que salieron de abajo, los que saben lo que es tener hambre, esos que saben lo que cuesta ganarse un peso, los que darán la cara por la Nueva Oposición en México. Lamento que Kumamoto no lo haya logrado, confío en que podrá levantarse de ésta. Ahí estaremos apoyándolo para la siguiente.

5. Hablando de eso, veo una nueva generación en TODOS los partidos. El PRI paulatinamente se ha deshecho de sus caciques, de esos que con dinero manejaban la agenda, identifico nuevos liderazgos que pueden hacer las cosas bien, el PAN trae jóvenes con ganas de hacer las cosas bien, sin trampas, sin miedo, que se desvelan días esperando paquetes electorales al pie del cañón y caminan en el lodo y quieren lo mejor para su país, veo un PRD en reconstrucción y que a ritmo de rock está inclinándose de nuevo hacia esa izquierda que México tanto necesita. Esa gente es a la que hay que apoyar, alentar y votar.

6. México no muere con AMLO, así como tampoco revivirá con él. Entendamos que es un proceso paulatino, no le vamos a pedir resultados inmediatos, pero sin duda vamos a exigirle que cumpla al menos con las iniciativas que prometió. México necesita de eso para no caer más bajo, el país necesita que de verdad trabaje.

7. Yo creía en Andrés hace unos años, después tuve la oportunidad de conocerlo. No voté por Andrés. Tampoco quiero que me cierre la boca con una buena administración, de él conozco su personalidad de primera mano, no me da confianza, no me preocupa su gabinete, luce prometedor, me preocupan esos que le ayudaron y que tratan de ignorar los del Voto de Ceguera. Para todo hubo pactos, con Peña, con Televisa, con todo lo que juró destruir. Va a quedar mal con la gente o con ellos. El tiempo dirá con quien.

8. Me pongo de pie ante el más de millón de personas que trabajaron en ésta elección como voluntarios, hombres y mujeres que durante un día (a veces más) vigilaron la elección. Esos funcionarios que no se rajaron, que hicieron valer su condición de verdaderos ciudadanos. Que mal comieron, que mal durmieron, pero que se fueron sonriendo porque hicieron la diferencia.

9. Aprovechando, más del 60% de votación, bien por los ciudadanos que por la razón que fuera, fueron y se formaron horas para votar. Es de ustedes el país, se me llenó el pecho de júbilo al verlos eligiendo, no dejando que los demás eligieran.

10. México es un país extraordinario, por su gente, por su historia, por su capacidad. México no ganó ni perdió con Andrés Manuel, México ganó por su gente. Hoy hay esperanza, esa que parecía muerta hace muchos años. Hoy México está de fiesta, y aunque no sea la fiesta que queríamos, es una fiesta y como buenos mexicanos, debemos entrarle a la de Payaso de Rodeo.

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: