2 febrero 2018
Comments 0

De la candelaria tamaliza.

Por Nestor Salgado. Sepan ustedes, amigos míos, que la siguiente columna la escribe un gordo, que si bien es cierto mantiene el profesionalismo periodístico, ésta vez hablará desde el corazón, ese corazón que ama los tamales.